Hace unos días se jugó la final de la Copa del Rey de baloncesto entre el Real Madrid y Barcelona Lassa.

Fue una final bastante movida. Bastante comentada.

Se generó una gran polémica debido al arbitraje en el partido.

En los últimos minutos toda la atención estuvo puesta en los árbitros del encuentro: Juan Carlos García, Miguel Ángel Pérez y Benjamín Jiménez.

Todo surgió ante una falta de Randolph sobre Singleton que no se pitó.

Y terminó con un tapón “ilegal” de Randolph que sí se sancionó.

¿Qué fue lo que sucedió?

Muchas personas han comentado que les parece muy injusto.

Que el trabajo de los árbitros fue una vergüenza.

Que esas malas decisiones de los árbitros, en los descuentos, marcaron el destino de un equipo.

En este caso, sucede que se hace esa apreciación con respecto al último momento de un partido que dura 40 minutos.

Cuando buscamos responder los “por qué” nos encontraremos siempre con respuestas que apelen a lo injusto. A lo desafortunado.

Si preguntamos el “por qué de esta injusticia con el equipo”, probablemente pensaremos en buscar una compensación.

El por qué solo tiene una mirada.

Se centra solo en un momento específico.

Siempre responderás a un “por qué” desde tus creencias.

Y ya hemos comentado que las creencias, son eso… cosas que “te crees”.

Mientras que, si te contestas desde el “para qué”, en esa respuesta nunca habrá injusticia.

Porque desde el “para qué” todo tiene un orden perfecto.

Observa todo el proceso.

Todo sucede para algo.

Para algunos, en momentos que generan mucha ofuscación, ese “para qué” puede ser lo último que quieras responder.

O al menos, no de buena manera.

Lo importante es que frente a esas situaciones que estamos percibiendo como negativas, injustas, absurdas, etc. puedas ver más allá.

Puedas observarte, puedas tomar consciencia de lo que te está pasando internamente.

No hay justicias o injusticias.

Hay cosas que suceden para algo.

Para que veas algo.

Que seas capaz de comprender qué es aquello que te remueve internamente. De dónde viene.

 

Mención aparte merece el comentario de Sergio Llul, quien dijo: “No pueden llegar al final, vas ganando de 16”.

Una mirada de alguien que ve más allá del resultado.

 

 

Etiquetado como: | | | | | | | | |

Quizá te interese: